Mama Rumba

Por: Alexiz Morales

En la colonia Roma hay un atajo para ir a La Habana: El Mama Rumba.

Alrededor de las 23:00 horas en el fondo del lugar, iluminado por luces neón, un joven duda:  “Como que está muy tranquilo para la hora, ¿no?” Sí hay gente pero su comentario tomará forma de chiste una hora después, cuando  los cuerpos llenos de salsa se muevan al ritmo de “No le pegue a la negra”.

article_bodymamarumbacentrales_8.jpg

Las mujeres parecen tener más suerte al menear la cintura con este tema, es miércoles, y como es costumbre no pagan cover; los caballeros por el contrario, sí dan su cuota de $110 y no parecen, hasta ahora, tan doctos.

Los clásicos mojitos están a la orden para el que guste sentarse a disfrutarlos. Se aprecian asientos vacíos pues las bailarinas cubanas de enredados cabellos contagian desde la tarima  con su ritmo latino. Provocan a  más de uno para vencer el miedo  e invitarlas a bailar.

Caminar por este espacio (o quizá, intentar caminar) no sólo envuelve a aquel que lo visite al compás de la salsa y la rumba sino que provoca admiración a la clase urbana que lo visita: desde universitarios, extranjeros, latin lovers y famosos. Acá es mejor saber bailar si no se quiere hacer el ridículo frente a los presentes que, algunas veces ha incluido a  Eros Ramazzotti, Mon Laferte o Johnny Depp, quienes han visitado  este lugar.

article_bodymamarumbacentrales_13.jpg

Un hombre calvo del fondo no se parece en nada a Depp, pero ya quisiera el actor tener la mitad del ritmo que este bailarín posee. Este sí, con una cadencia, saca la casta por los otros. Vale la pena verlo moverse. 

En el escenario  los músicos se vuelven culpables de poner el ambiente. Hay un segundo cuyo  interior  es un homenaje a la cultura cubana. Al subir, una pintura de la cantante Omara Portuondo recibe al bailarín que pase por ahí y de la cual, el dueño del lugar, Tukio Rodríguez, presume orgulloso al dar la bienvenida junto al letrero de “¡azúcar!”, hecho de neón, que garantiza que se está dentro  y fuera de México.

article_bodymamarumbacentrales_5.jpg

Una noche en el Mama Rumba es un viaje a Cuba. Basta con estar un par de horas para notar carteles de películas y fotografías de artistas caribeños y ambientar una de las colonias más populares de la ciudad con sus propias versiones de “Dura” y “Despacito”, temas tan populares en el reggaetón pero esta vez en salsa.

El plato cubano puede acompañar la noche con croquetas, empanadas y mariquitas, platillo típico de la zona. Afuera se es de cualquier nacionalidad, pero por dentro es obligado saberse cubano;  este lugar mantiene la esencia de su país de origen, como asegura Tukio: “Yo nunca me fui de Cuba, sólo que ahora vivo un poquito más lejos”.

Al ser tan frecuentado, no es curioso que en plena madrugada los idiomas queden en segundo término. Una chica canadiense se acerca y pregunta: “¿Hablas inglés?”. Su idea es moverse al ritmo del son y no sabe cómo, pero al final logra comunicarse bien con su lenguaje y minutos más tarde, con sus movimientos.

article_bodymamarumbacentrales_3.jpg

Querétaro 230. Colonia Roma.
Teléfono: 5564 6920.
Miércoles a sábado.
21:00 a 3:30 horas.

D L M M J V S
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

COMENTA