¡Comparte a lo grande! Comida ruda en la CDMX.

Si vas a romper la dieta, ¿qué tal hacerlo en los lugares de comida gigante más populares de la ciudad? Hay desde hot dogs de 50 cm, hasta tortas de más de un kilo.
Por: Araceli García, Mariana Danis y David Ortega

 

 

El cuadrilátero.     
Pelea contra un gladiador.

article_bodysesion_que_hacer_tortas_luchador_68574185.jpg
FOTOGRAFÍA: IRVIN OLIVARES EL UNIVERSAL

Una arena está  espectante. En este lugar cualquiera podría decir: “¡Lucharán a dos de tres caídas sin límite de tiempo!” La diferencia es que el contrincante a vencer es el hambre. 
Tomando como referencia la atmósfera de  la Lucha Libre —declarada Patrimonio Cultural de México—  hace 26 años nació la tortería El Cuadrilatero, que hoy está ubicada en el Centro Histórico.

Visitarlos significa convivir con personalidades como El Hijo del Santo y Blue Demon Jr., cuyas máscaras observan desde la pared a los visitantes. También Dr. Wagner, Espectro, y otras figuras de los años 80 y 90 decoran este restaurante.  

sesion_que_hacer_tortas_luchador_68574158_0.jpg
FOTOGRAFÍA: IRVIN OLIVARES EL UNIVERSAL

La mayor pelea que se libra en El cuadrilátero es contra “Gladiador”: torta de 40 centímetros de largo y más de un kilo de peso, preparada con ingredientes que incluyen jamón, tocino, salchicha, chorizo, huevo, pollo, bistec y queso. “Se hizo por accidente. Surge en Tijuana un día que no había nada para comer entonces mis papás fueron al súper, compraron de todo y prepararon lo que sería la torta Gladiador”, explica Súper Astro Jr., hijo de los dueños.

El reto de probar la Gladiador está en terminársela en 15 minutos para que sea gratis; hasta la fecha 99 personas lo han logrado. Tiene un costo de 285 pesos.

Lucha con tu hambre.
Dónde: Luis Moya 73.
Cuándo: de lunes a sábado de 7:00 a 20:00 horas.
Teléfono: 5510 2856

 

Big Daddy.     
Jochos para compartir. 

big_daddy_jochos_68581952_0_0.jpg
FOTOGRAFÍA:  CARLOS MEJIA EL UNIVERSAL
 

Si hablamos de comida callejera, el hot dog o perro caliente es la más conocida. Aunque es orginario de Frankfrut, el platillo saltó a la fama por estar fuertemente conectado con la cultura del beisbol estadounidense  y, desde luego, las calles de Nueva York. 

Big Daddy es un foodtruck que se especializa en el sabor único de estos bocadillos provenientes de Alemania ofreciendo jochos gigantes de 30 y 50 centímetros.

 A unos cuantos pasos del metro San Antonio, en la línea naranja, se comienza a percibir el olor de las salchichas de cerdo cocinadas a la plancha. Se trata de una moto adaptada como foodtruck sobre la acera en la que es posible encontrar una fila de personas, pero no esperar más de 10 minutos. 

article_bodybig_daddy_jochos_68584868.jpg
FOTOGRAFÍA:  CARLOS MEJIA EL UNIVERSAL

El pan, con un ligero sabor a mantequilla, es la envoltura perfecta del embutido. Se acompaña con tiras de tocino crujientes; cebolla  caramelizada; trozos de piña sellados en la  plancha, la cual resaltar el sabor de la fruta; pepinillos y jalapeños en escabeche.

Además está bañado con una generosa porción de su receta secreta de carne con chile, que consiste en una mezcla espesa de tomate, carne y especias. Su sabor poco tiene que ver con el Chilli tradicional tex-mex. Esta versión se acerca más a los sabores mediterráneos de la cocina italiana.

El hot dog más grande alcanza perfectamente para dos personas. Pero si eres de los que no le tienen miedo a los retos, Big Daddy tiene uno para estómagos guerreros. Si logras comerte un jocho de medio metro, dos chiles toreados y un refresco en no más de cinco minutos, tu cuenta es gratis y te ganas una gorra. ¡Hay gente que ha logrado el reto! El servicio comienza al medio día.

Únete al reto.
Dónde: San Antonio 352, Nonoalco.
Cuándo: Lunes a sábado de 12:30 a 21:00 horas.
Cuánto: $35 a $99.

 

Viking Burguer. 
Hamburguesas de  dioses.

viking_0.jpg
FOTOGRAFÍA:  CORTESÍA VIKING BURGER.
 

Caminando por las calles de Santa María la Ribera, a tres cuadras del Kiosko Morisco, hay un lugar que ofrece hamburguesas vikingas ideales  para salir de las pequeñas porciones comerciales; son de gran tamaño a precios accesibles. 

El local te transporta a una película medieval. Lo primero que ves son las mesas hechas a mano por los dueños, la decoración con espadas, runas e imágenes en las paredes que simbolizan a los nueve reinos nórdicos.  Desde temprano la gente hace filas para probar estas hamburguesas con nombres de dioses de esa región. 

article_bodyfwr4.jpg
FOTOGRAFÍA:  CORTESÍA VIKING BURGER.

La Valhalla es la hamburguesa más grande, de   tres cuartos de kilo, cien por ciento de carne de res, acompañada de  una plasta de queso de la casa que, al comerla, hace una mezcla agridulce entre la piña y la cebolla caramelizada. Los sabores fuertes del  tocino y el jamón se complementan con con la lechuga y zanahoria rallada. Todo esto entre dos panes que se separan a una distancia de aproximadamente de 20 centímetros. Puedes añadir papas adobadas, también grandes, y una cerveza  fría o “sangre de dragón” que es una sangría. 

Esta hamburgesa tiene un costo de 120 pesos. Hay una versión para paladares más recatados: la Thor. Que tiene más o menos lo mismo, pero en menos cantidad. Cuesta 80 pesos. 
Lo más seguro es comer con cubiertos pero si quieres, puedes ensuciarte un poco las manos mientras suenan Aerosmith o Mago de Oz de fondo, haciendo un buen plan con amigos, pareja o hasta solo.

¡Vamos por la Thor!
Dónde: Calle del Fresno 143, Santa María la Ribera.
Cúando:  Abierto de martes a domingo. 
Facebook: vikingburguermx

Los Machetes.
Tradición de la Guerrero. 

article_bodylos_machetes_de_la_guerrero_68617614.jpg
FOTOGRAFÍA: JUAN CARLOS REYES EL UNIVERSAL

No importa si las quesadillas van con queso o sin él, lo que cuenta es qué tan grandes pueden ser. 

En la colonia Guerrero todos los días por la mañana los trabajadores de Los Machetes preparan decenas de tortillas con una particularidad: miden 70 centímetros de largo. Desde hace 54 años, las quesadillas gigantes son una tradición de la zona. “Le dimos ese nombre  porque iban mucho los ferrocarrileros y ellos decían ‘me da un machete’ o ‘me da una espada’, de ahí tomamos el nombre”, explica Amparito, la dueña.

La fama de los machetes se percibe desde afuera del local: para entrar hay que hacer fila hasta que una mesa se desocupe. La espera forma parte de la experiencia (algunos esperan hasta 45 minutos), desde ahí se puede ver a Amparo Montoya, cuidando que cada machete esté listo para servirse: ligeramente tostados pero sin llegar a quemarse, gracias a las cantidades de aceite que utilizan.

los_machetes_de_la_guerrero_68617623_0.jpg
FOTOGRAFÍA:  JUAN CARLOS REYES EL UNIVERSAL

Para llevarlos a la mesa se necesita de dos platos debido a su tamaño y, aunque impone, es más de uno el que se atreve a comer un machete completo. El récord, explica Amparo, es de tres machetes. 

Al dar la primera mordida el sabor remite a la clásica garnacha, aunque la tortilla  ligeramente dorada tiene untoque  peculiar. Los ingredientes pueden ser los tradicionales de una quesadilla: picadillo, hongos y chicharrón, entre otros,  acompañados con quesillo.  El más extraño es el “Sazón de mi tierra” preparado con chicharrón prensado, plátano macho y quesillo. 

El costo de cada machete es de 50 o 58 pesos según los ingredientes y se pueden acompañar con agua de horchata, jamaica, jugo o refresco.

Quesadillas de Amparito.
Dónde: 192, Calle Héroes, Guerrero.
Cuándo: Abierto de lunes a sábado de 8:00 a 18:00 horas.  Domingo hasta las 15:00 horas.

 

Tacos El Papi. 
Los más generosos. 

article_bodyesp_taco_centrales_68701064.jpg
FOTOGRAFÍA:  MARIANA DANIS EL UNIVERSAL

El taco está en lo más alto del podium de  la gastronomía mexicana, y el ingenio para prepararlo lo ha posicionado como el favorito de la mayoría.

Las calles de la Ciudad ofrecen una gran variedad de sabores y versiones de este platillo pero, si lo que buscas es algo de gran tamaño, sazón y buen precio, entonces puedes acudir a 
Tacos Papi, en la Gustavo A. Madero

Esta taquería con más de 22 años de tradición ofrece tacos de pechuga, bistec, milanesa, enchilada, longaniza, chuleta, alambre, arrachera y campechano. Su cualidad, dicen, es que la carne se cuece en manteca de cerdo para darle más sabor. El servicio es rápido y  al momento de servir son generosos. 

article_bodyesp_68691900.jpg
FOTOGRAFÍA:  MARIANA DANIS EL UNIVERSAL

El taco puede ir acompañado de papas, nopales y, si lo deseas, puedes añadir longaniza sin costo extra; además hay una barra de guarniciones con diferentes verduras y un pico de gallo especial, hecho con queso panela y chicharrón crujiente. Las salsas no pueden faltar. Hay guacamole, de chile de árbol y morita; y una de habanero con mango que está picosísima. Para cuando terminas de prepararlo, el taco sobrepasa los 350 gramos de sabor. 

Si no planeas seguir el ritual que dice que los tacos se comen de pie, puedes sentarte en las mesas que están dentro del local.

Uno con todo.
Dónde: Oriente 91 3229,Mártires de Río Blanco.
Cuándo: Lunes a domingo de 8:00 a 18:00 horas.
Cuánto: de $22 pesos en adelante. 

 

Huaraches.    
Para toda la familia.

article_bodyhuaraches_que_hacer_68703342.jpg
FOTOGRAFÍA:  CORTESÍA

Para descentralizar los gustos garnacheros, por Ciudad Neza está la versión jumbo de  huaraches, el más grande pesa hasta seis kilos; a base de una masa  suave de medio kilo de maíz.

De hecho para crearlo  tienen que usar una prensa especial de mayor tamaño. Tradicionalmente va relleno de frijoles negros, y  arriba va embarrado de crema, después con una primera capa de longaniza, para seguirle  una de huevo, una de bistec, otra de  salchicha, carne enchilada y  pechuga asada; para terminar con cebolla frita y quesito rallado. 

article_bodyhuaraches_que_hacer_68702994.jpg
FOTOGRAFÍA:  CORTESÍA.

El “Niño pobre”, como se le conoce a este gigante huarache, es un verdadero desafío para una persona, pero según este negocio familiar constantemente lo piden para familias de 15 a 20 personas
Lo sirven entero en una bandeja de metal con tortillas de  huaraches más pequeños para ponerle carne poco a poco. El reto es comerlo entero pero si no, puedes pedirlo cortado en tres platos. Cuesta 600 pesos

Según los dueños es lo que más piden en este negocio familiar, pero tambien puedes pedir sencillos o combinados. Para acompañar el huarache, además tienen las clásicas salsas, verde y roja, que tienen ese sabor especial picosito pero sin quemarte la lengua.

Huaraches Fam. Meza Mendoza.
Dónde: Av. Gustavo Baz 162. Col. Benito Juárez. Nezahualcóyotl.
Cuándo:  Abierto de miércoles a martes de 7:00 a 19:00 horas.

El Recreo.
Más que una torta de jamón.

article_bodyatico_tortas_que_hacer_68703345.jpg

FOTOGRAFÍA:  CORTESÍA EL RECREO.

Una torta bien preparada puede pesar hasta 30 kilos, si la pides en El Recreo. El local tiene más de 50 años de historia y son reconocidos porque una puede llevar todos los ingredientes que el cliente pida, sin importar la cantidad. Los precios van de los 70 pesos por la pequeña, hasta los 3 mil pesos, si pides la jumbo.

El Recreo.
Dónde: Avenida del Recreo, esquina Zapotla, Iztacalco. 
Cuándo: Abierto de lunes a domingo de 12:00 a 2:00 horas.

 

Los Norteños.
Burritos de dos metros.

article_bodyatico_burritos_68700926.jpg
FOTOGRAFÍA:  CORTESÍA BURRITOS NORTEÑOS.

No importa si eres de los que comen mucho o de los que con poco se llenan, en Los Burritos norteños de Miramontes hay opciones para escoger. Puedes pedir el pequeño —de 20 centímetros— o intentar terminar con el de un metro. Para los que son de buen comer el burro en primavera —de dos metro de largo— es la opción.

Los  norteños. 
Dónde: Transmisiones (Prolongación Canal de Miramontes).
Cuándo: Lunes a sábado de 9:00 a 18:00 horas.
Costo promedio: 85 pesos.

D L M M J V S
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

COMENTA