Atrapados, una historia real: la tragedia que sí atrapa

El filme de Thomas Vinterberg muestra la historia del submarino Kursk que naufragó por tomar malas decisiones
Por: José Felipe Coria

 Aunque existen destacadas películas sobre submarinos (Das boot, K-19: the widowmaker, La caza al Octubre Rojo, Marea roja, U-571: la batalla del Atlántico), ninguna se basa en una tragedia real como la dramática versión de lo sucedido en el Kursk que presenta Atrapados, una historia real (2018), filme 12 del danés Thomas Vinterberg, con guión escrito por Robert Rodat, basado en el recuento periodístico que Robert Moore hizo en su libro Un tiempo para morir, publicado en 2002; investigación que sacó a la luz datos que Rusia quiso ocultar. 

article_bodyatrapados_una_historia_real._guia_que_hacer_edicion_mexicana_cine.jpg

Los hechos sucedieron el 12 de agosto del año 2000. El Kursk haciendo diversas maniobras en el mar de Barents tuvo un accidente. Una explosión interna lo llevó al fondo del mar. Lo trágico estuvo en la ineptitud de la entonces recién inaugurada administración de Vladimir Putin, que por orgullo y estupidez, rechazó ayuda internacional ante las dificultades para salvar a la tripulación: 118 almas se perdieron por el arrogante burocratismo ruso.

El guión de Atrapados abarca más de lo necesario, defecto tradicional de Robert Rodat. Por ello destaca la habilidad de Vinterberg para presentar cada faceta con precisión y necesaria distancia; el panorama de qué sucedió tanto en el Kursk como en las esferas políticas y militares de los países involucrados.

article_bodyatrapados_una_historia_real_guia_que_hacer_cine_edicion_mexicana.jpg

La historia se concentra en diversos personajes: el marinero Mijaíl (Matthias Schoenaerts) representa a los que intentaron sobrevivir; la preocupada esposa Tanya (Léa Seydoux) encarna la lucha política y humana de los familiares desesperados por salvar a la tripulación; el frío y nada empático comandante Petrenko (Max von Sydow, suntuoso a sus 89 años) es la peor cara de un gobierno preocupado por evitar un rescate y esconder la verdad que en salvar vidas; el capitán del navío Russell (Colin Firth) es la espontánea respuesta a cómo reaccionar en tiempos de paz ante un accidente monumental que implica vidas y una probable catástrofe.

Con estos elementos, Vinterberg plantea una impresionante saga de claustrofobia física y moral. O, mejor aún, un alucinante fracaso: la impotencia de familias agraviadas por el desdén de su gobierno hacia la vida, porque resultó imposible escapar del navío, o convencer a burócratas cabeza hueca, o superar la indiferencia del poder hacia sus más leales. 

Vinterberg aprovecha lo mejor del guión de Rodat ocultando defectos con su dirección tensa y eficaz; dirige con inspiración a los actores, todos impecables. 

Logra que cualquiera se identifique con la horripilante situación de los protagonistas principales y repudie a quienes impiden rescatarlos.

Tenía tiempo que no se veía una película tan pesimista sobre la condición humana, pero Vinterberg hace de ésta, una cinta de acción con fuerte trasfondo emocional; transmite la complejidad de esta tragedia vivida dentro y fuera del Kursk. Atrapados es un gran filme: atrapa al espectador y nunca lo suelta.

article_bodyatrapados_una_historia_real._cine._guia_que_hacer_edicion_mexicana.jpg

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30

COMENTA