Terminator, destino oculto. Una saga agotada

¿Se puede hacer un filme original repitiendo la misma fórmula? Por supuesto que no
Por: José Felipe Coria
En Terminator, destino oculto (2019) la trama es que Sarah Connor (Linda Hamilton) debe unir fuerzas con la súper humana Grace (Mackenzie Davis, robándose la película), quien viene del futuro para evitar que un exterminador ultramejorado, conocido como Rev-9 (Gabriel Luna), asesine a Dani (Natalia Reyes), que es más o menos lo que sucedió a Sarah en Terminator (1984).
 
article_bodylinda_hamilton.jpg
 
Para salvar a Dani, Sarah se asocia con el exterminador original (Arnold, con barba), lo que ya se vio en Terminator 2: juicio final (1991). 
El tema es que Sarah salvó a la humanidad del apocalipsis 1997. Pero, por vaya a saber uno qué razón, no cambió el “destino”.
 
article_bodyescena_accion_terminator_0.jpg
 
Este dar vueltas en círculos, otra vez, se supone es para restaurarle su esplendor a la serie creada y dirigida por el hoy sobrevalorado James Cameron, quien se arrepintió de ceder los derechos de su personaje para Terminator 3: la rebelión de las máquinas (2003), donde apareció un terminator femenino, la T-X, de la que deriva el “nuevo” personaje de Grace. ¿Pues no que la parte tres no servía?
 
article_bodyterminator.jpg
 
Luego vinieron los olvidables episodios Terminator: la salvación (2009) y el desastre que fue Terminator: Génesis (2015), intento por hacer un universo alterno, siguiendo la moda contemporánea, que en nada ayudó a la mitología de la franquicia
 
Por eso, el abultado equipo de guionistas encabezado por Cameron, considera a Destino oculto la tercera parte oficial, que combina las dos previas, y acentúa el miedo a la tecnología aunque recurre a ella para crear impresionantes efectos especiales.
 
article_bodyterminator_precuela.jpg
 
Destino oculto, 28 años después de estrenada la parte dos, presenta a la humana con capacidades ampliadas enfrentando un exterminador líquido e indestructible, que siempre, siempre, siempre sobrevive.
 
El argumento es simple receta, donde incluso los diálogos que hicieron época se reciclan para crear los descansos cómicos que toda obra como ésta exigen.
La originalidad de este segundo título dirigido por Tim Miller —tras Deadpool (2016)—, es la acción. 
 
article_bodyterminator_feminismo.jpg
Recupera la espectacularidad del episodio 2, parteaguas para este tipo de cintas. Y tal vez propone posibles productos derivados como lo fue la serie de televisión Las crónicas de Sarah Connor (2008-09) .Miller hace un trabajo convencional, en cuanto a la mitología del terminator, a la que no aporta nada.
 
Sin embargo, su gusto por una cámara inquieta, extraordinariamente dinámica, y su habilidad para mezclar actores reales con dobles y efectos generados por computadora, da por resultado gran calidad visual.
 
No está mal, pero quienes recuerden bien las clásicas producciones iniciales, considerarán a éste un filme de tercera. Muy secundario para una franquicia, la verdad, agotada. ¿O cuántas veces creen que Sarah Connor podrá salvar a la humanidad de las variables que hay en el Apocalipsis de siempre?
 

D L M M J V S
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

COMENTA