Ya vino el experto: Pedro Poncelis

Uno de los grandes expertos en vino, nos da sus consejos
Por: Redacción

El universo del vino es prácticamente infinito; para quienes inician en él, la primera recomendación es tener paciencia y mucha apertura, pues el primer paso es probar, el segundo es probar y el tercero... probar.

De acuerdo con Pedro Poncelis, Maitre Sommelier (uno de los más grandes expertos catadores de vinos del mundo y creador de la cava más importante de Latinoamérica), cualquier persona puede adentrarse a esta actividad, basta tener  disciplina para desarrollar lo que denomina “memoria gustativa”; es decir, una preferencia especial  partiendo del gusto de quien lo prueba y el equilibrio en caso de que lo quiera combinar con alimentos (maridaje).

“Deben comenzar a hacer un registro por escrito o a través de fotos de las etiquetas de lo que vayan degustando, pero, sobre todo, guardar en la memoria gustativa cada vino que se degusta. También empezar a leer revistas especializadas para acercarse al tema”, recomienda.

Existen dos tipos de lugares básicos en donde se pueden adquirir vinos: una tienda especializada o un restaurante. En la primera hay que definir entre tres razones posibles: para guardar, para una celebración especial o quizá para regalar.

Si es en un restaurante, definitivamente es para maridaje. En cualquier caso hay que tomarse tiempo suficiente para revisar las opciones y poder hacer una elección.

“La oferta comienza con vinos nacionales e importados. Los precios pueden tener mínimas variaciones, las tiendas más conocidas son La Europea, con más de 3 mil productos en sus anaqueles, tiendas Alianza, departamentales, La Castellana y La Vinoteca, entre otras. En muchas de ellas hay sommeliers que te pueden orientar en la compra; si lo que encuentras es un promotor, generalmente hablará bien sólo de su marca, pero el cliente tiene la última palabra”, explica el experto.

 

pedro_poncelis_cava_vino3.jpg

Para guardar. 

Si se trata de guardar un vino, se debe seleccionar “los de precio medio para arriba, que te garanticen que tienen paso por barrica. En la etiqueta se puede ver la añada y si tienen crianza. A veces, también depende de la variedad de la uva, por ejemplo, algunas apropiadas para la guarda son cabernet sauvignon, algunos merlot, malbec y nebiolo”, afirma el experto.

“Un vino joven tiene una curva de vida más limitada, no es para guardar, es el caso de los blancos, rosados o tintos sin barrica. Si no tienes una cava profesional, el vino adecuado lo puedes guardar en la caja de cartón o de madera en la que vienen, funcionan como aislante térmico, también sirve un estante fresco sin luz. Las botellas se colocan en posición horizontal”, detalla.

Cabe agregar que cuando se trata de un vino de consumo inmediato, no significa que hay que beberlo el mismo día de la compra, puede pasar hasta un año porque el deterioro no se da de un día para otro.

article_bodypedro_poncelis_cava_vino2.jpg

Una celebración especial. Los más adecuados son los espumosos, los cava y el champagne:

“Los que traen año de cosecha son de mejor calidad porque hacen referencia a que toda la uva que se utilizó fue de una sola añada. Cuando no traen el año es que mezclaron varias añadas. No quiere decir que sean de mala calidad, pero ya tuvieron el tiempo de evolución necesario y hay que beberlos”, puntualiza Poncelis.

Si para festejar se realiza una cena completa, entonces hay mucho que pensar, ya que cada platillo puede ir acompañado de un vino diferente. Esto significa que hay que elegir tres o cuatro etiquetas por lo menos.

Como buen regalo.

pedro_poncelis_cava_vino5.jpg

Tanto en los dos casos anteriores, como en éste, uno de los aspectos fundamentales es el presupuesto, cuánto se quiere o se puede gastar en un vino.

Si es para obsequiar, entonces la recomendación es investigar un poco acerca de los gustos de la persona o la familia para la que es el regalo, pues depende de sus preferencias.

En la mesa. Durante la visita a un restaurante, lo primero que hay que hacer es revisar detenidamente la carta de vinos.

Ésta generalmente se encuentra ordenada por país, luego por color (blancos, rosados, tintos, espumosos), en seguida por región de norte a sur, subregiones y calidades.

Al sommelier hay que hablarle de manera clara y comenzar diciéndole el presupuesto, así él podrá hacer alguna recomendación, no sin antes hacer las siguientes preguntas: ¿alguna preferencia de país?, ¿alguna región? y ¿alguna uva?

Después de esto el experto podrá hacer su propuesta, aunque el comensal siempre es quien toma la decisión final.

“Es muy importante la comunicación y hay que aprovechar a los sommeliers calificados. El orden correcto para pedir los vinos en una comida o cena es blanco, rosado y tinto, del más joven al más viejo. Así las papilas gustativas aprecian los sabores y la capacidad sensorial se aprovecha mejor”, agrega don Pedro.

“Lo más importante es siempre probar otra uva, otra etiqueta y otra región, siempre experimentar. Estar abiertos para maridar los sabores y registrar en la memoria gustativa todo lo bueno; a sí cada vez será más fácil hacer una elección”, considera el experto, rodeado de su impresionante cava,  en el Hotel Presidente.

 

D L M M J V S
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

COMENTA