Crónica. Primer concierto de los Jonas Brothers en la CDMX

Jonas Brothers y sus fanáticos recordaron “viejos tiempos”. Tras seis años de separación, se presentaron en el Palacio de los Deportes; hoy tendrán otro show
Por: Elizabeth Escobar

El reloj marcaba las 21: 39 horascuando las luces se apagaron y un video que mostraba finalmente las imágenes de los Jonas Brothers desató la locura del lugar. 

Joe, Nick y Kevin acabaron con la espera de sus fanáticos al aparecer sobre una plataforma rodeados de pirotecnia que los acompañó hasta que descendieron del escenario. Vestidos  con un traje morado, rosa y verde los hermanos empezaron a interpretar “Rollercoaster”.

 A su término, los gritos sobrepasaban los decibeles de su propio equipo de sonido, lo que sorprendió a los cantantes que, al término de la canción, se quedaron un par de minutos de pie sólo escuchando los gritos ensordecedores de miles de sus seguidores, la mayoría mujeres.

 Así continuó su tema “S.O.S” que hizo saltar a toda la audiencia, haciendo retumbar todo el lugar.

Una gran producción escenográfica acompañó este reencuentro de los Jonas, que tras una separación de seis años han decidido volver a los escenarios para recordar el tiempo en que fueron más jóvenes aunque con el mismo éxito que ahora.

 En el escenario se vio una pantalla gigante  que proyectaba distintas imágenes, mientras que dos pantallas laterales mostraban todos los movimientos de los cantantes. Acompañados de un gran montaje dividido en varias pasarelas que se iluminaban de distintos colores, en cada tema que interpretaban,  hacían que cada uno de los hermanos se pudieran mover por distintos puntos y acercarse más a su público. 

Así continuaron con su tema “Cool”, “What is human?”.  Y al finalizar ésta, dijeron “¿como se la están pasando México?”, palabras que casi se perdieron por la potencia de los gritos de la audiencia. 

La iluminación fue otro factor importante que hizo que todos sus admiradores gozaran de un gran espectáculo visual, debido a que no sólo el templete se iluminaba, también la parte superior tenía paneles de luces que coordinadas producían efectos visuales.

Un espectáculo perfecto  para sus miles de fanáticos que no perdían de vista ningún movimiento de su banda favorita, mientras cantaban “That’s just the way we roll”.
Las sorpresas no pararon. Sin que nadie se lo esperara, cada uno de los hermanos se bajó del escenario y entre la gente de la pista llegaron a una plataforma  cerca de las gradas para que sus admiradores  los pudieran ver, y entre incredulidad y emoción comenzaron a cantar “Hesitate”. 

“Estamos felices  en la Ciudad de México los amamos”, dijeron.

Pese al aguacero, las fans quedaron felices. 

Como un preludio a la mejor noche de su vida, miles de fanáticos de  Jonas Brothers, se prepararon desde horas antes para disfrutar  del concierto que ofrecieron  los estadounidenses en el  Palacio de de los Deportes.

La ansiedad por ver a los hermanos sobre el escenario para  fue casi insoportable para muchos admiradores,  lo que  hizo que decenas de personas acamparan a las afueras de Domo de Cobre, con el fin de alcanzar un lugar cerca del escenario, sin importar la tempestad del tiempo.

“Todo vale la pena si es por ellos”, se escuchaba decir a algunas fanáticas  que llegaron varias horas antes de que iniciara el espectáculo, a pesar de que corría la mitad de la semana, y es un día normal de día de escuela y trabajo. Para los seguidores del grupo,  en su mayoría mujeres, fue un día de asueto.

La tarde cayó y una fuerte lluvia azotó  la Ciudad de México, pero a esa hora (ya entrada la noche) nada importaba para las miles de personas que ya estaban ocupando su lugar dentro del recinto, como un sueño cunplido con  la euforia que irrumpió  en el lugar con una  oleada de gritos desgarradores.

“Jonas, Jonas, Jonas, Jonas” eran las únicas palabras que al unísono aclamaban la salida del trío, y aunque faltaban minutos para su salida al escenario, para las fieles admiradoras  pareció una eternidad.

Cualquier movimiento en el escenario o ruido sobresaltaba a todos los asistentes que estaban ansiosos de  que las luces se apagaran. La tensión aumentaba en cada momento, muchas de los asistentes ni se querían sentar, no podían, la euforia invadía cada parte de su cuerpo:  aunque todavía no daba inicio el show,   ya estaban saltando con la música de fondo como si  estuvieran viendo  a la banda.

 

D L M M J V S
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

COMENTA