Te bajamos las estrellas

Siempre es un día especial para todo aquel que le gusta mirar el espacio. En específico aquellos acontecimientos donde se produce una lluvia de meteoros o acontecimientos similares que son de lo más esperados por los amantes de la astronomía.

Cada uno de estos momentos es el ideal para muchos quienes  aprovechan para sacar su telescopio y hacerse astrónomos amateurs.

¿Por qué nos importa mirar hacia el espacio?

Es una pregunta que Alejandro Farah, doctor del Instituto de Astronomía de la UNAM y experto en telescopios, considera importante y básica: “Todos y cada uno de los átomos que están aquí, en nuestra ropa o cabello, se formaron en una estrella, cuando escuchamos que somos polvo de estrellas... ¡es verdad!”, reflexiona. “Si te pones a ver el macrocosmos y el microcosmos hay muchas similitudes y nosotros estamos en medio; al final, nosotros somos seres vivos con un ecosistema que está vinculado a todo.
Estamos amoldados a nuestra Tierra y todo eso está vinculado... somos parte del Universo y sólo voltear a verlo es vernos a nosotros”.
El doctor Farah fue galardonado en 2009 por la Academia Mexicana de Ciencias con el premio Wizmann a la mejor tesis doctoral en ingeniería, pero alguna vez fue un niño común lleno de dudas al mirar hacia el Espacio, mismas que lo acercaron a la ciencia. Recuerda su gusto por los relojes de sol y sus dudas del por qué en sus vacaciones en Mérida había luna llena.

“Mi abuela me explicó que la Semana Santa se define en función de la luna llena en esa temporada del año; y cuando entendí, eso me proyectó hacia la ciencia indirectamente, es algo que ignoras si tiene que ver con la física, pero te hace querer entender más”, platica con EL UNIVERSAL.

Su pasión se vio reforzada en su adolescencia, cuando se negó a pagar por ver a través de un telescopio mientras caminaba en Coyoacán; había leído en una publicación que podía construir su propio aparato y ahí, asesorado por el instituto en el que ahora labora, comenzó su gusto que lo llevó a dedicar su vida a la ciencia.

“La astronomía, como dicen muchos científicos, es el área de la ciencia más sexy; y eso tiene una gran ventaja porque atrae a muchos jóvenes, adultos y niños, prácticamente todos desde que tuvimos infancia vimos las estrellas y la luna, y sentimos una atracción, no nada más gravitatoria, sino de muchos tipos”, considera.

“Pero también es una muy buena entrada para la gente se acerque a la física, a las matemáticas, la química, la biología... incluso a la literatura, porque la astronomía es un magneto para todas las áreas de conocimiento. Está llena de músicos, poetas y locos”.
Entre esos testigos del Universo, el doctor se ha encontrado con arquitectos, fotógrafos, geofísicos, biólogos, programadores y un sinnúmero de profesionales que se han acercado al Instituto de Astronomía de la UNAM para ampliar sus conocimientos.

No sólo ellos, también gente común de cualquier edad.“En las pláticas de divulgación tenemos dos grandes grupos: son jóvenes entre la prepa y últimos años de la carrera o personas que están tratando de jubilarse. Gente mayor que tuvo cierta atracción por la astronomía y dice: 'ya trabajé 40 años y quiero hacer algo que me gusta'. Es gente que construye su telescopio grande o toma imágenes hermosas de las estrellas”.
La astronomía, dice el doctor Farah, es una oportunidad para crear futuros científicos en varias áreas, pero también para cualquiera que quiera mirarse a sí mismo en el Universo, pues no requiere tener cierta edad, ni dinero: “Con un simple 'sleeping bag' verás las estrellas toda la vida. Por mucho que te canses del voltear , por mucho que te duela el cuello, ¡vale la pena! Es un pivote para acercarnos a todas las áreas del conocimiento”, enfatiza.

Perfil.

• Estudió la carrera de Ingeniería mecánica e hizo el doctorado en Diseño mecánico en la Facultad de Ingeniería de la UNAM

• Durante sus primeros años como diseñador, se especializó en el diseño estructural de instrumentos para telescopios.

• El primero en el que participó fue la estructura de soporte para la cámara de verificación del Gran Telescopio Canarias (el más grande del mundo).

• Participó como promotor de la creación de la Agencia Espacial Mexicana (ya en operación).
• Ha trabajado en el desarrollo del instrumento RATIR, un gran telescopio en el que colaboran la Universidad de Berkeley, la NASA y el Instituto de Astronomía.
• Tiene el cargo honorario de presidente de la Sociedad Astronómica de México y trabaja en la creación de juguetes científicos para la enseñanza).

article_bodyergrfg.png

Astrónomos. Observadores del espacio exterior

En nuestro territorio ha habido miles de astronomos profesionales y amaterus, desde los que realizaban esta actividad en la época prehispánica, hasta los que fundaron, en 1902, la Sociedad
Astronómica de México, la segunda más antigua del mundo, sólo detrás de la francesa.
Este grupo —al que uno puede re g i st ra r se — realiza actividades periódicamente. Por ejemplo,en su sede Venados (Colonia Del Valle) organizan cursos y eventos como de Construcción de telescopios e Introducción a la fotografía. Constantemente ofrecen funciones en su planetario además de conferencias con especialistas impartidas cada mes y sus tradicionales campamentos.

El Instituto de Astronomía del a UNAM, por su parte, ofrece también actividades, como conferencias (incluso gratuitas). Además de caracterizarte por ser un recinto dedicado a la difusión y divulgación de la astronomía y de la ciencia en general.

SAM Venados. Div. del Norte esq. M. Laurent. Del Valle
Inst. de Astronomía www.astroscu.unam.mx

article_bodydgg.png

Planetario IPN. Medio siglo de encauzar la curiosidad

Son pocos los lugares que nos trasladan a otra realidad y aún mejor, que además invitan al conocimiento. Uno de ellos es el Planetario Luis Enrique Erro, del IPN, el cual es una de las mejores
opciones para que niños —de todas las edades— se atrevan a descubrir un poco más sobre los misterios del universo. Este lugar se erige en la zona Norte de la capital y cuenta con 14 exhibiciones para complacer a las mentes curiosas.
El lugar —que abrió sus puertas hace casi 50 años y que recibió una remodelación hace menos de 10 años— busca difundir de una manera didáctica, atractiva y divertida el conocimiento. Para lograr dicho cometido, cuentan con un domo de inmersión digital en el cual proyectan avances de exploración espacial y los descubrimientos más recientes de
la astronomía, apoyándose en datos de estrelas, galaxias, el cielo y hasta modelos astronómicos básicos.
Destaca una sala interactiva de astronomía, talleres y actividades desde las 10:00 horas hasta las 17:00 horas. El programa tiene la habilidad de realizar visualizaciones en tiempo real que permite hacer modelaciones científicas por medio de la animación computarizada.
Es imperdible visitar el edificio de Constelaciones, donde ofrecen cursos, conferencias y servicios complementarios .
Si lo que quieres es hacer un recorrido gráfico por la historia, el mural de astronomía hará que pases horas viendo detalles que no conocías relativos a la historia de la astronomía.

Planetario Luis Enrique Erro Av. Wilfrido Massieu s/n, Zacatenco.
www.planetario.ipn.mx

article_bodyfgfg.png

Museo Universum. Siente la luna en tus manos

Podría parecer que Universum es uno de esos lugares a los que vamos de pequeños en alguna excursión escolar y que no debemos volver a visitarlo pero nada más alejado de la realidad.

Lo cierto es que este recinto ofrece siempre algo nuevo por descubrir en donde grandes y pequeños encontrarán una manera divertida de aprender sobre distintos temas. ¿Sabías que es el único museo en todo México que tiene dos rocas lunares? Una de ellas traída a la tierra en la misión Apolo 11 hace 47 años y que tiene una edad aproximada de 3,700 millones de años y la otra de la misión Apolo 17, que llegara al planeta hace 44 años y que se estima su edad rebasa los 4 mil millones de años. ¿Lo más asombroso? Puedes tocar una de ellas con tus manos. Están ubicadas en la sala Universo, la cual esta dedicada al estudio de los objetos que conforman el espacio exterior, entre los que destacan el sistema solar, las estrellas, las galaxias y los
instrumentos que son utilizados por los astrónomos para su estudio.

Temas como el origen y la evolución de las estrellas son explicados de manera clara para el entendimiento de todos los curiosos que la visitan.
Otra de las cartas fuertes es el planetario José de la Herrán, el cual apoyándose en un domo y una proyección digital controlada hace que los visitantes gocen de una experiencia única para comprender más sobre las constelaciones y el origen de la tierra. Versa de tres distintas temáticas haciendo posible hacer un recorrido nocturno de acuerdo al mes, “viajar en el tiempo” y ver el cielo de noche aún en la mañana y películas con temáticas relacionadas a las ciencias del espacio.
El domo tienen un cupo limitado a 40 personas por función, por lo que te recomendamos llegar con tiempo para disfrutar alguna de sus proyecciones. Tienen una función cada 30 minutos a partir de las 11:00 horas y lo único que necesitas es pagar una entrada de 10 pesos por persona y estar listo 5 minutos antes de la función.

Para saber el calendario de sus proyecciones, visita su página de internet www.universum.unam.mx.
Para los más aventurados, puedes vivir la emoción de una misión al espacio en su módulo de E-scientia, en donde harás uso de tu habilidad para resolver problemas con retos de ingeniería eléctrica y electrónica durante tu vuelo en esta experiencia espacial.

article_bodyplanetario_34433399.jpg

Registro Estelar de México. ¿Tu nombre en el infinito?

Siempre escuchamos la frase cliché: “Te bajo hasta las estrellas,” pero, ¿y si al menos pudieras ponerle tu nombre a alguna?

No hablamos de regalar toda una constelación, pero sí de sorprender con algo que sale completamente de lo convencional.
Registrar tu nombre en un cuerpo celeste es lo que asegura el Registro Estelar México, empresa que se encarga de hacer una minuciosa búsqueda hasta dar con una objeto espacial para después registrarlo con el nombre que tu quieras ponerle.
El paquete que adquieres incluye un certificado que, afirman, tiene validez internacional. Éste contiene un número de registro para que nadie más pueda renombrar a tu estrella; también una fotografía con el mapa estelar para que la puedas localizar; y una carta de bienvenida la cual va personalizada y en la que se le explica a la persona que está obteniendo el presente, cómo localizar su estrella en el firmamento en el portal de World Star Registry. No te preocupes, dar este tipo de regalo sale más económico de lo que imaginas (hasta en 1,800 pesos), además de
que hacen envíos a cualquier parte.
Esta empresa cuenta con muchos años de ofrecer este servicio para los amantes del Universo que buscan inmortalizarlo para algún ser amado, además de que dicen cumplir con todos los protocolos para dicho fin, que envían a la Unión Astronómica Internacional. Si no te convence puedes pedir un reembolso.

article_bodydsg.png

El cosmos desde tu smartphone

Simplemente con dirigir el teléfono hacía el cielo podrás encontrar desde estrellas, satélites, cometas, nebulosas, y algunos planetas, como si fueran pokémones. Todo esto con la app Star Walk 2, que permite entender los objetos que vemos en el cielo al utilizar cámara que, enfocada hacia arriba, te dará una explicación de lo que ves.

Star Walk 2.
Disponible en: App Store, Google Play y Microsoft.
Precio: $21
www.vitotechnology.com

Tienda, proyecciones y mucho más

Con más de 22 años, el grupo Astronomía Educativa acerca a la población al universo a través actividades y su tienda.
Esta organización realiza observaciones con telescopios, conferencias, proyecciones, entre otras dinámicas. Ante la demanda, desde hace ocho años se dedican a la venta de telescopios y artículos de difusión científica.

Zempoala 244. Colonia Narvarte, entre Luz Saviñón y Cumbres de Acultzingo.
Telefono: 5696 2626.

fgjhgj_1.png

 

D L M M J V S
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

COMENTA